Niveles de disciplina


PARTE 4. ¿CUÁLES SON LOS PROBLEMAS MÁS COMUNES EN LOS RESTAURANTES?… ¿por qué se dan? y ¿cómo solucionarlos o evitarlos? 

Por: Lic. Cynthia López Bayghen y Patiño

En nuestro artículo anterior, analizamos el problema no. 2, titulado “No contamos con un equipo de trabajo completo, productivo y profesional, para atender las necesidades y exigencias del mercado”.

¿Cuáles son los problemas típicos?

Analizaremos ahora el Tercero de los 12 problemas típicos:

 

  1. Los altos niveles de indisciplina en nuestro equipo de colaboradores.  Indican claramente fallas de liderazgo, inconformidad y descontento con la empresa, desconexión y distracción, rebeldía, desmotivación, falta de compromiso, etc.

 

Un equipo disciplinado, que asiste a su trabajo con puntualidad, falta poco, adopta las reglas sin problema alguno, se alinea a las exigencias de la empresa, etc. Y está compuesto de:

 

  • Convicción
  • Motivación
  • Compromiso
  • Tienen las reglas del juego muy claras (y se cumplen en las dos direcciones)
  • Son escuchados y retro alimentados
  • Se sienten resueltos en sus necesidades básicas (horarios, permisos, cambios, etc.)
  • Preocupación por cuidar su trabajo, dado que tienen muchos beneficios con respecto a otros empleos y empleadores similares
  • Se sienten bien tratados
  • Cuando fallan son retroalimentados correctamente y no menos preciados y minimizados, insultados.
  • Están sensibles a la afectación provocada por su indisciplina y al beneficio de un buen comportamiento y compromiso.
  • Son premiados, felicitados, reconocidos
  • Son personas desarrolladas y diamantes en bruto con ganas de seguir
  • Hay congruencia entre la actitud y actuación de la empresa, con respecto a la cultura organizacional y las metas de la empresa (positiva)
  • Existe preocupación y seguimiento constante a los objetivos (existen objetivos)
  • Mente abierta a escuchar estrategias y propuestas de mejora por parte de los colaboradores.
  • Son tratados como seres humanos y no maquinas, tienen apoyo y auxilio (tienen líderes facilitadores)
  • Saben que hay consecuencias positivas y negativas, ante cualquier comportamiento equivocado o fuera de línea.
  • Se saben supervisados y tienen algún tipo de medición en sus resultados.
  • Personas de la “misma especie”, con perfiles bien claros y patrones adaptados a un sistema ordenado, organizado y confiable.

 

Analizando el problema sería así:

“Nuestros empleados faltan mucho, llegan tarde y son indisciplinados”

Como pueden observar, una vez analizado y desmenuzado nuestro tercer problema, esclarecemos con mayor objetividad, mejorando así el enfoque que nos permita ver  todas las probables causas, ya que en ellas están las soluciones.

 

Una vez que detectamos las causas, debemos de atacarlas de raíz con “programas de trabajo específicos”, desarrollando a detalle cada solución.

 

  1. Desarrollar un reglamento de trabajo claro y completo: Es un error creer que las cosas son obvias y que nuestros colaboradores pensarán como nosotros. Desde luego que no¡¡¡.Como he comentado en otros artículos, cada persona piensa en función a su educación, creencias y experiencia, de tal forma que para muchos llegar tarde o faltar es parte de su cultura.

 

Por ello debemos desarrollar y vivir dentro de una clara cultura organizacional, que además la podamos comunicar adecuadamente y que cumplamos cabalmente. De tal forma que las personas se irán alineando poco a poco y aprenderán un nuevo patrón de comportamiento, cambiarán sus creencias y mejorarán su educación con nosotros. Para ello debemos de trabajar con:

 

  • Políticas claras, que se enfoquen al cumplimiento de los objetivos y que sean convincentes y lógicas.
  • Las Situaciones típicas (negativas) que ocurren normalmente en un restaurante y cerrar la posibilidad de que vuelvan a ocurrir con leyes y normas.
  • Un enfoque claro hacia el cumplimiento de los procedimientos
  • La responsabilidad de educar a nuestra gente, como parte importante de nuestras estrategias.

 

  1. Trabajar con un excelente nivel de liderazgo en todas las áreas y a todos los niveles.

 

  • Ellos deben de ser los primeros en cumplir con los horarios y asistencias
  • Cuando existe excelente comunicación en la empresa, los empleados o colaboradores “se atreven” a hablar, pedir, solicitar. Ya que saben que son escuchados y siempre se les resuelve. (Ojo resolverles no es hacer lo que ellos quieren, pero si darles opciones sin afectar la operación del restaurante)
  • Cuando una empresa cumple y mantiene una organización impecable, se da el “lujo” de ser estricta, disciplinada y poco tolerante a la falta de cumplimiento de los empleados.
  • Los empleados indisciplinados no caben en una cultura de muy alto nivel, así que solitos se filtran y se van saliendo hasta quedarnos con personal que no solo obedece a la estructura y reglas, sino que se sienten muy a gusto en empresas ordenadas.
  • Definir y contratar perfiles con alto nivel de liderazgo y organización, con una visión muy alineada a la cultura de la empresa.
  • Deben de saber retro alimentar, motivar a su personal, convencerles de los beneficios de la disciplina, etc.

 

 

 

  1. Mejorar el nivel de organización: Una empresa organizada y ordenada, en donde las cargas de trabajo están equilibradas y el nivel de cooperación dentro del equipo es alto, no necesita consumir vacaciones, días de descanso de sus empleados y horarios extenuantes.  Para lograr este objetivo, es necesario contemplar:

 

  • Que las tareas de cada puesto (persona), estén perfectamente definidas, que sean las adecuadas y que se cumplan con el nivel de eficiencia necesario. De no ser así, se deben de tomar cartas en el asunto de inmediato, para que los efectos no afecten a todo el sistema y organización. “no dejar pasar”
  • Que los horarios sean adecuados, equilibrados, justos y que se puedan cumplir.
  • Que cada posición este ocupada por el perfil adecuado.
  • Que la empresa trabaje con planeación en tiempo y forma y no a través de urgencias todo el tiempo, ya que esto daña enormemente a la organización, se produce mayor nivel de estrés y agotamiento.

 

  1. ¿Cuál queremos que sea la cultura y filosofía de nuestra empresa?. Parece una pregunta fácil y sencilla de redactar para enmarcarla y colgarla a la entrada de nuestro restaurante. Cualquier empresa de excelencia, vive día a día con una clara cultura en todos los rincones, la cual se ha formado con los años y a través de muchos logros. Sin embargo; parte siempre de “la manera de ser” de los dueños y directores, de su visión y de sus sueños.

 

Para que esta funcione como el “alma” del negocio, debe de ser congruente, motivadora, desafiante, desarrolladora, formadora y sobre todo alineada a los objetivos de todos y cada una de las áreas sin perjudicar absolutamente a ninguna persona que viva en ella.

 

A todos nos gusta vivir con una filosofía que te lleva a ser mejor persona y por eso:

 

  • Debemos de fomentar y trabajar con una mentalidad de “mejora continua” y retro alimentación constante. De esta forma lograremos desarrollar muchísimo más a las personas y llevarlas a la reflexión constante.
  • Cuando todos nos enfocamos en “vivir en el aprendizaje continuo” y reflexionamos sobre las “mejores formas de hacer las cosas”, nos damos cuenta de nuestros errores, los corregimos y nos hacemos personas más flexibles al cambio y más sensibles a las fallas y a los aciertos. Pero ciertamente esta es una cultura que hay que fomentar de arriba hacia abajo.
  • Cuando las personas crecen, se desarrollan, se sienten seguras, les gusta lo que hacen, son reconocidas y trabajan en condiciones equilibradas. Trabajan con un alto nivel de energía y motivación, desde luego esto provoca mayor nivel de productividad y eficiencia en su trabajo y disminuye el ausentismo y la impuntualidad.
  • Los empleados que se quejan, son negativos, ponen peros, etc. Son personas enojadas y con cierto nivel de frustración por no lograr lo que quieren, con pocos anhelos y muchos malestares. Un buen líder y coach, los guía y motiva hacia un comportamiento diferente a través de la escucha, el interés y la re solución de los que parecen ser “sus problemas dentro de la empresa”. Y los lleva hacia un estado emocional diferente, donde cabe la energía y emoción por hacer las cosas bien. Pero estos líderes no funcionan solos, funcionan así porque tienen ese perfil, ellos son así y viven dentro de una cultura organizacional que fomenta eso, de tal forma que la empresa pasa a ser parte de la familia y de la vida de las personas.

 

 

  1. Mejorar la confianza en nuestra gente: Cuando nuestros empleados confían en la empresa, desde luego que se nota en su entusiasmo, nivel de cumplimiento y disciplina. Y esto sucede porque valoran, cuidan y respetan su lugar de trabajo.

 

Para mejorar la confianza en ellos, debemos de:

 

  • Cumplir cabalmente con nuestras obligaciones y responsabilidades como líderes
  • Respetar sus horarios, su estima, su trabajo.
  • Valorar sus logros, su esfuerzo, sus avances
  • Cuidar a la gente más valiosa
  • Ser congruentes en nuestro liderazgo
  • Desarrollar a las personas teniendo planes de crecimiento, mejorando sus condiciones, etc.
  • Fomentar un ambiente de aprendizaje continuo
  • Generarles experiencias interesantes
  • Mantener a la empresa en un buen nivel de éxito, crecimiento, innovación, cambio, etc.
  • Escuchándolos para siempre encontrar las mejores soluciones para ambas partes

 

 

 

Como pueden observar del mapeo de análisis del tercer problema, salen cinco soluciones básicas o primarias, las cuales se pueden ir detallando hasta llegar a las actividades a ejecutar para cada una de ellas. Desde luego si se ejecutan con seriedad y profesionalismo, no habrá manera de que no se observen mejoras.

 

Se darán cuenta de que ocurre algo muy interesante, al hacer este tipo de análisis:

 

  • Varias causas emergen hacia el mismo problema y entonces para erradicarlo, hay que trabajar al mismo tiempo con todas ellas.
  • Una estrategia bien aterrizada, tiene la capacidad de solucionar muchas cosas a la vez.
  • Un problema emerge de varias de las situaciones que se viven en el día a día, de tal forma que al resolverlas, se erradican varios problemas a la vez.
  • Todo es parte de un sistema y se va entretejiendo, de tal forma que cuando mueves una “pieza”, comienzas a generar mejorías en varios ámbitos de la empresa al mismo tiempo.

 

Podrás aplicar la famosa ley de Pareto, en donde verás cuales son los problemas y soluciones que más se repiten al finalizar esta serie. Así podremos concluir que si te enfocas en ellas, resolverán el 80% en tu empresa.

 

No te preocupes ¡¡¡ al finalizar esta serie, juntos haremos dicho análisis.